Exposición de Auschwitz

   Hay lugares que por desgracia son necesarios ver, recordar y grabar en nuestra memoria para que no puedan ocurrir más en nuestra historia, Auschwitz es uno de ellos.

   Hasta el 17 de junio puedes ir a ver la exposición sobre este campo de concentración. Contiene más de 600 objetos originales que están expuestos en el Centro de Exposiciones Arte Canal en Madrid.

   Es probable que te sobrecoja, que te entristezca, que te provoque rabia, que no entiendas por qué ocurrió, que te deje un sabor amargo en la boca y se te pueda caer más de una lágrima; sin embargo, saldrás de allí conociendo mucho más de este suceso atroz de nuestra historia.

"No hace mucho. No muy lejos" 

   Imagina por un momento que retrocedemos en el tiempo y que te encuentras entre 1940 y 1945, de repente, te trasladan en vagones a un lugar como Auschwitz porque no has sido simpatizante de la dominación germana, puede que seas un rehén, un prisionero de guerra soviético, uno/a de los  romaníes, un/a judío/a o un/a descendiente sefardí español.

Exposición de Auschwitz

   La exposición está muy cuidada y es muy completa, tanto por las explicaciones, como por el espacio, la iluminación y el silencio. Hay una primera parte que te pone al corriente de los sucesos que desencadenaron todo lo que ocurrió.

   Vas a comenzar por las localizaciones geográficas, aquí te muestro el mapa en el que aparecen el Gran Reich Alemán, la región sometida y los aliados de Alemania.

Exposición de Auschwitz

   En la exposición se emplea el término Holocausto y su equivalente en hebreo es Shoá ("destrucción total") para designar el genocidio alemán de seis millones de judíos.

Exposición de Auschwitz

    Impacta ver uno de los símbolos de este lugar, es decir, los zapatos, testigos directos de que hubo personas allí y que no sobrevivieron.

Exposición de Auschwitz

   El campo de concentración de Auschwitz está formado por cinco campos y una prisión. Cada uno de los primeros consiste en una extensión colosal situada tras varias hileras de alambrada electrificada. Sugerencia o petición, por favor, no tiene sentido hacerse fotos con los objetos ni con la alambrada, por respeto y porque no es una exposición que invite a salir sonriendo junto a lugares como estos.

Exposición de Auschwitz

   Hay diversidad de objetos, monedas, juguetes, enseres de cocina, fotografías, alianzas, etc. Aquí tienes la foto del Talit (pañuelo de oración) y una bolsa que Solomon Kriezer envió a su hija antes de ser deportado a Auschwitz, por desgracia fue asesinado allí en 1942 como otros tantos que no se nombran.

Exposición de Auschwitz
Talit de Solomon Kriezer.
   A lo largo de la exposición vas a poder ver los distintos testimonios de supervivientes y extractos de vídeos históricos. Es curioso como antes de estallar la Segunda Guerra Mundial ya había poblaciones que tenían carteles que decían "los judíos no son bienvenidos". En 1935, el judío alemán Werner Fritz Fürstenberg viajó en motocicleta desde los Países Bajos a Berlín y fotografió dichos carteles, haciendo un álbum llamado "El álbum de la motocicleta".

Exposición de Auschwitz
Uno de los carteles que fotografió Werner Fritz Fürstenberg.
   En la segunda parte de la exposición te muestran la historia del campo de concentración de Auschwitz, de las personas que lo habitaron, de lo que se hizo con ellos, etc.

Exposición de Auschwitz
Equipajes.
   Puede dar miedo una simple bata de médico, una máscara de gas, la recreación de una de las puertas de las cámaras de gas o te puede inundar la tristeza al ver un barracón. Las condiciones deplorables que tuvieron que sufrir te hacen pensar.

Exposición de Auschwitz
Máscara de gas utilizada en Auschwitz.
Exposición de Auschwitz
Barracón del recinto secundario de Auschwitz.
   ¿Qué les daban de comer? En ollas con una capacidad de 250 litros se cocinaba una sopa. La ración por persona cada día era un litro de sopa de nabos junto a 35 gramos de pan.


   Llegado a este punto, te planteas ¿qué desencadenó a nivel político y económico esta situación? ¿Cómo separaban a la gente tras llegar a Auschwitz? ¿Cómo vivían los nazis fueras de los muros del campo de concentración? ¿Qué hicieron con las personas que tenían discapacidades? ¿Cuántas personas podían morir en un día en las cámaras de gas? ¿Qué experimentos realizaban con los gemelos? ¿Qué sintió el ejército soviético cuando llegó allí? ¿Algún nazi se arrepintió después?

   Reflexiona sobre lo que te pregunto y si tienes ocasión, no te pierdas la exposición, lo que muestro es una milésima de lo que vas a ver allí. Estiman que se puede ver en dos horas y media o tres horas, en mi caso tardé cuatro horas y media. Puedes hacer la visita con audioguía, aunque se puede hacer perfectamente sin ella.

   Desde mi punto de vista es necesaria, interesante y llevadera para personas adultas o adolescentes a partir de 16 años, aunque menores de esa edad pueden ir, creo que se les puede hacer pesada.

   Quiero agradecer la invitación del departamento de comunicación de la exposición de Auschwitz para que pudiera ir a visitarla. He aprendido mucho, me ha hecho reflexionar y valorar aún más la vida.

   Si quieres ver los horarios y los precios puedes pinchar en Auschwitz. No dejan realizar grabaciones aunque sí fotografías. En la tienda puedes comprar libros, marcapáginas y otros objetos relacionados con la exposición.


"Nunca más un Auschwitz"

Comentarios